Desarrollo Personal

Aprende a decir NO

decirNo

¿Cuántas veces has terminado haciendo lo que otros querían que hicieras?

¿Cuántas veces te has sentido sin voz, porque no te has atrevido a expresar lo que piensas o sientes?

¿Cuántas veces te has sentido vulnerado o vulnerada en lo más profundo y no has podido defenderte?

Si te han pasado estas situaciones y muchas más que son casi innumerables, estás teniendo un problema importante, es un problema de AUTOESTIMA, o de AMOR PROPIO, como quieras llamarlo.

Lo primero que habría que trabajar es el saber dónde están tus límites, si tú mismo o tú misma no lo sabes, difícilmente podrás ponérselos a los demás.

Nos han educado a no saber distinguir nuestros propios límites, desde pequeñitos nuestro entorno nos hace ceder en muchas ocasiones en hacer cosas que van en contra de nuestros sentimientos y principios y esto en la niñez y adolescencia, va siendo repetitivo, llegada la edad adulta lo que sucede es que no sabes distinguir ni dónde está tu propio límite, pero ese límite está, y en tu yo más profundo sabes cuál es, y un día descubres que ya no puedes más, que ese LÍMITE ES REAL, y es tuyo, solo tuyo, que ya no estás dispuesto a que nadie vulnere más tu identidad, tus principios, QUE NO PUEDES MÁS, QUE NO QUIERES MÁS…

Lo ideal es poner el límite antes de llegar a esta situación, pero, si no sé dónde están mis límites, ¿Cómo voy a ponerlos?.

Te invito a hacer un corto ejercicio que te hará pensar en tus límites con la personas de tu entorno, pareja, hijos, compañeros, jefes, amigos…

Descárgatela gratis aquí. “PONER MIS LÍMITES”

Trabajar en saber dónde están tus límites te hará saber ponerlos de manera respetuosa, sabiendo quién eres y lo que quieres.

Otras veces sí que sabemos dónde está nuestro límite y sin embargo no hacemos nada para que el otro lo respete. ¿Por qué no lo hacemos?

El miedo suele estar detrás de estas actuaciones.

Creemos que si nos mostramos tal y cómo somos y mostramos nuestros límites, podamos hacer daño, que lo vamos a herir, creemos que nos dejarán de querer, o que perderemos a esa persona, o que se sentirá ofendida…

Si observas, lo que se está poniendo en evidencia es que estás dando más valor a los sentimientos de los demás que a los tuyos propios, Y esto en un medio, largo plazo, tiene consecuencias muy negativas para ti.

Hoy voy a pedirte que pienses en los motivos por los que sigues permitiendo que esa persona o esas personas estén usurpando tu espacio, tu vida; y si estás dando más valor a los pensamientos y sentimientos de los demás que a los tuyos propios.

Quiero pedirte que pienses en saber si te sientes respetado o respetada por ti mismo o por ti misma, y si la respuesta es no; quiero que seas consciente de que es muy difícil que los demás respeten a alguien que no se respeta así mismo o así misma.

Aprender a decir “NO” es uno de los ejercicios más sanos de AUTORESPETO, saber poner tus límites, es señal de una persona que sabe quién es y lo que quiere.

Requiere de un entrenamiento y adaptación con cariño y respeto a tu entorno, al que has tenido muy mal acostumbrado, ya que durante toda tu vida has sido “complaciente” ante sus peticiones, dejarás de ser el niño o la niña buena, y eso tiene un coste…

“SER TÚ”

¿Estás preparado o preparada para asumir ese coste?

La recompensa es importante, ganarás tu respeto (que es lo más importante) y poco a poco el respeto de tu entorno, vivirás con honestidad hacia ti y empezarás a sentirte libre.

Espero que desde este momento cada vez que digas “NO”, sea “NO”.

Te dejo este escrito anónimo que llegó a mis manos y espero que te ayude a SABER DECIR “NO”, CUANDO EL “NO” ES “NO”

No es No,

“NO”

Y hay una forma de decirlo

“NO”

Sin admiración,ni interrogantes, ni puntos suspensivos,

“NO”.

Se dice de una sola vez.

“NO”

Con la misma entonación,

“NO”

No como un disco rayado,

“NO”

Un NO que necesita de una larga caminata

o una reflexión en el jardín,

NO es un NO.

Un NO que necesita justificaciones o explicaciones,

no es un NO.

“NO”

Tiene la brevedad de un segundo.

Es un no para el otro, porque ya lo fué para uno mismo.

“NO”

no deja puertas abiertas, ni trampa ni esperanzas, ni puede dejar de ser

“NO”

Aunque el otro y el mundo se pongan de cabeza.

“NO” Es último acto de dignidad

“NO”Es el fin de un libro sin mas capitulos, ni segundas partes

“NO”,

No se dice por carta, ni se dice con silencios, ni en voz baja, ni gritando,

ni con la cabeza gacha, ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos,

ni con pena, y mucho menos con satisfacción

“NO ES NO” “PORQUE NO”

Cuando el NO ES NO

Se puede mirar a los ojos,

y el “NO” se descolgará naturalmente de los labios.

La voz del “NO” no es trémula ni vacilante, ni agresiva, y no deja duda alguna.

Ese “NO”

No es una negación del pasado,

es una corrección al futuro.

Y solo quien sabe decir “NO”

PUEDE DECIR SI

Belén Vílchez

Belén Vílchez

Empresa: Sphera Coaching
Más Info

Añadir Comentario

Haz click para dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR